Cervecerías en Pamplona El Tano

El Tano: el disfrute más democrático

Apenas dos semanas después de la entrada sobre Memoriam Sport para ver la la caída de una cervecería referente, volvemos a Ansoain atraídos por la enorme terraza de El Tano. Llamado a ser el aspirante al puesto que habían ‘conseguido’ sus vecinos, su concepto de brasserie hace que pueda llegar a mejorarlo. Es una cervecería al uso, pero de estilo más informal y no tan recargado.

Su pequeño y alargado local es sencillo pero elegante, y seguramente duplique su capacidad gracias a una extensa explanada de mesas y sillas, uno de los lugares donde, sin duda, más apetece estar en este verano en el que los destinos de vacaciones parecen estar más alejados que nunca.

Maravillados por el sol de esta época y perfectamente distribuidos y colocados acordes a las exigencias de esta nueva normalidad, echamos un ojo a su muy apetecible oferta. En ella caben todas las opciones posibles: un menú del día de apenas 12,90 euros; otro de fin de semana de alrededor de 25, y una carta donde se puede disfrutar desde unas bravas hasta un solomillo, pasando por pizzas o hamburguesas, donde ningún plato sobrepasa los 15 euros.

Comenzamos con unos nachos, unas patatas con queso y bacon, unas bravas y unos fingers de pollo. Las dos primeras opciones no son los mejores platos del lugar, y es que el queso, que solo se queda en algunas piezas, resulta bastante suave para los que somos amantes de él. Su contraparte fueron unas alegres bravas y unos fingers servidos con tres deliciosas salsas, que sí son muy recomendables.

En cuanto a los principales, lo único que no nos gustó fueron las patatas paja que sirven de cama a unos huevos rotos acompañados por un gran jamón. Como sabéis, para nosotros este plato requiere unas patatas panaderas o, en su defecto, fritas, que puedan impregnarse con la yema del huevo.

Mucho mejores fueron por ejemplo la pizza, con una masa sedosa y unos sabrosos toppings y salsa. Al igual que la tostada de calabacín con jamón, con un pan crujiente pero unos ingredientes que se deshacen en boca. Mención aparte merece el pulpo, bien cocido pero con una cubierta sellada que hace que cada mordisco sea un placer que, como en El Tano, la comida hace democrático.

Comida

8

Local

7

Servicio

8

Precio

8

el tano

0 comentarios en «El Tano: el disfrute más democrático»Añade el tuyo →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *