Restaurante Koku: pollo teriyaki con arroz

Restaurante Koku: necesario una vez al año

Esta semana nos volvemos a adentrar en el mundo asiático visitando el restaurante Koku, un elegante local en el barrio de San Juan. Su nombre viene de una unidad de equivalencia, que supone unos 150 kilos y que más o menos determina la cantidad de arroz al año que consume una persona. Y, como en su significado literal, es necesario un Koku al año.

Ya sea por disfrutar del gusto de su decoración, de su cocina abierta, de la atención de su servicio, su sushi de calidad o sus excelentes platos calientes el Koku es una apuesta segura en cuanto a comida asiática con una variada carta en la que se combinan las tradiciones culinarias asiáticas y mediterráneas poniendo el énfasis en la máxima calidad de sus productos, especialmente del pescado.

La frescura de sus productos se aprecia especialmente en su nigiri de atún, con un brillante color rojizo y una sedosa textura en boca. Muy sabrosos son también su rollito relleno de hongos, setas, mariscos, verduras y fideos de soja con salsa de naranja y las gyozas, realizadas con un picado de solomillo de ternera.

Los platos principales también son de gran nivel, especialmente su pollo teriyaki con arroz. La salsa, densa pero deliciosa, acompaña perfectamente al pollo frito y al arroz blanco, con los que se funde creando una mezcla que raya la perfección. Respecto a los yakiudón, también están cocinados con maestría junto con ricos langostinos, espárragos trigueros y setas shiitake. En cuanto al epílogo, el café con leche personifica la elegancia del lugar, con pinza para añadir los terrones de azúcar, y unos dulces mochis que, como el resto del lugar, hay que disfrutar al menos una vez al año.

0 comentarios en «Restaurante Koku: necesario una vez al año»Añade el tuyo →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *