Italianos en Pamplona: Ginos

Ginos: para volver… en caso de oferta

Esta semana publicamos en nuestra cuenta de Instagram una encuesta sobre cuál de los centros comerciales preferís a la hora de cenar. Tras cientos de votos, un ajustado resultado global destacó a Itaroa por encima de La Morea. Así que, intentando ayudaros en vuestras futuras elecciones, pusimos rumbo a Huarte, concretamente a Ginos.

Con un aspecto que se renovó el año pasado con el Fun&Food, Itaroa ha ganado enteros para convertirse en una opción muy atractiva, especialmente para los más jóvenes. Un amplio y cómodo espacio de restauración —aunque quizá con unas luces demasiado estrambóticas— que permite sentarse y que cada uno elija su establecimiento preferido. Sin embargo, nosotros preferimos alejarnos un poco del ajetreo de esa zona terminando en este restaurante italiano con buena presencia tanto en el exterior como ya en el interior.

Como en cualquier restaurante italiano que se precie, pedimos platos de pasta y pizzas. (¡Vivan los carbohidratos!) En concreto, penne carbonara, fettucinne al pesto, una pizza pollo barbecue y una piemontese. Atendidos por un camarero de trato excelente, el servicio fue ultrarrápido. De hecho, apenas diez minutos pasados desde la comanda, el primer plato asomó por la puerta de la sala.

Y nada más verlo entendimos la agilidad del servicio. El penne a la carbonara no fue más que una ración de pasta puesta por encima de una balsa de sosa y aceitosa salsa. Sin integración entre los dos agentes, había que revolver mucho para poder combinar los sabores, pero la película de agua la cocción de los macarrones impedía que se fusionasen con la carbonara. Otro cantar fueron los fettucinne, estos sí muy bien ligados con una suave y deliciosa pasta pesto.

En cuanto a las pizzas, éstas sí rayaron un buen nivel. Una masa fina y ligera, con los bordes crujientes, pero sedosa conforme se acercaba al centro del círculo. Tanto la pollo barbecue, con pollo, cebolla morada y salsa barbacoa; y la piemontese, con bacon y una dulce cebolla caramelizada, volaron en un pispás.

Sin sitio para el postre, pasamos a pedir la cuenta, donde llegó la sorpresa. Sabemos que todas las cadenas de restaurantes italianos, y su comida en general, son caras; pero la calidad de Ginos no fue acorde con el importe que nos pidieron: casi 60 euros (¡y eso que nuestra bebida fue agua!). Ahora entendemos las promociones que hacen —pocos días antes de ir había finalizado una de 2×1—: solo merece la pena volver si hay este tipo de ofertas.

Comida

6

Local

7

Servicio

7

Precio

2

Ginos

0 comentarios en «Ginos: para volver… en caso de oferta»Añade el tuyo →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *