El Mono Charlie

El Mono Charlie: las pizzas más gamberras

Los más veteranos de la ciudad recordarán el mono Charlie como el primate que habitó en la Taconera. No, no es broma. Hace más de cuarenta años, entre los diferentes animales de este minizoo también se podía ver a un simio. Y la curiosa historia de cómo llegó hasta allí la contaron en Diario de Noticias. Por lo visto, llegó desde una tienda de animales de Barcelona a otra de la calle San Antón. Su propietario se lo regaló a una mujer y su hijo, con los que vivió cinco años en Mercaderes, pero la mujer terminó cediendo el animal a la ciudad, que lo ubicó en este céntrico espacio verde.

Sin embargo, parece que los más jóvenes vamos a recordar este nombre por la pizzería que abrió en el barrio de Iturrama hace apenas un año. Ubicada en la plaza Félix Huarte, en el pequeño local que antes albergaba la cafetería del hotel Ciudad de Pamplona, su carta es reducida pero diferente al resto de la competencia: las masas son caseras y los ingredientes, de kilómetro cero; lo que unido a una gran dosis de creatividad crea unas pizzas tan originales como irresistibles.

A pesar de no llevar mucho tiempo instalada, ya hemos hecho un par de visitas a El Mono Charlie, en las que como entrantes probamos la cazuela de provolone fundente, acompañada por focaccia y chips de plátano, y media ración de papas monkey. El primero es un sencillo plato que no entendemos como no lo encontramos más a menudo en cervecerías o restaurantes italianos, y que con un toque de tomate y las chips le da una vuelta de tuerca que lo hacen delicioso a la par que diferente. En cuanto a las patatas, son también una opción distinta a las tradicionales bravas o bacon cheese, y están bañadas de una salsa que harán que te termines los bastones con los que vienen acompañadas.

Sobre las pizzas, primero hablaremos de lo que tienen en común las tres combinaciones que probamos. Lo primero que destaca es la masa, crujiente en su borde pero sedosa en el interior, y que viene cubierta por una mezcla de ingredientes de calidad. El tamaño es grande, y recomendamos dos pizzas para tres personas si les han precedido unos entrantes o una por persona si va a ser la única comanda -y si se tiene apetito-.

Ya teniendo en cuenta el conjunto, y aún siendo todas las pizzas muy buenas, hemos de decir que la que menos nos gustó fue la que a priori más nos apetecía, la de carrilleras de cerdo. A pesar de la rica salsa de vino tinto, esperábamos que estuviesen desmenuzadas y no en tacos, y pensábamos que tendrían más protagonismo. Mucho más nos sorprendió la de albóndigas, con patatas, emulsión de piquillos y salsa valentina, que hacía disfrutar cada bocado. Pero sin duda en otro nivel de fascinación está la de chipirones thai, con su tinta, salsa de yogur, cilantro y cebolla morada, una mezcla con su punto de tradición y de vanguardia, y con unos toques asiáticos propios de las pizzas más gamberras de Pamplona.

Carta El Mono Charlie

Carta El Mono Charlie

Comida

8,5

Local

6

Servicio

7

Precio

7

El Mono Charlie

0 comentarios en «El Mono Charlie: las pizzas más gamberras»Añade el tuyo →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *